ACTUALIDAD INTERESANTE

Pandemia: ¿Una oportunidad para la España vaciada?

La pandemia del coronavirus ha conseguido un curioso efecto ilusorio, desplazar repentinamente problemas que antes resultaba extraño no encontrar en las mesas de debate de las administraciones e incluso en los hogares españoles. Retirar el foco de atención de estos asuntos no los ha hecho desaparecer sino que, además, están lejos de resolverse. La denominada como España vaciada ha adquirido un cierto protagonismo en estos tiempos de pandemia, una cuestión que parecía olvidada.

En un país dividido en dos mitades que funcionan a distinta velocidad, una rural y en declive, la otra urbanita y boyante, la mitad rural vislumbró su ocasión de reducir la diferencia que la separa, desde hace tiempo, de la otra mitad en constante expansión y con mejores expectativas en el futuro. El confinamiento general del pasado marzo y los sucesivos confinamientos parciales han modificado los intereses de buena parte de la población y su manera de entender la vivienda.

Poblaciones desperdigadas por las vastas tierras provinciales, lugares emplazados en entornos ideales y en algunos casos bucólicos. En definitiva, alejados del bullicio y el estrés de la gran ciudad industrial. Este parece ser el destino preferido por muchas personas que eligen estos lugares ante las expectativas de nuevos confinamientos en el futuro. El hecho de verse de nuevo atrapados dentro del hogar parece ser más llevadero si el encierro se produce en un entorno agradable y rodeado de naturaleza. No obstante, esta facilidad para elegir donde establecerse está reservada para unos pocos privilegiados, aquellos con mayor renta y posibilidad de realizar su trabajo telemáticamente, una realidad que muy pocos ciudadanos en España pueden disfrutar.

Por otro lado, la España vaciada explota su capacidad turística respecto a los destinos tradicionales de sol y playa, más masificados y con menor control de las aglomeraciones. Los destinos rurales continúan al alza exponencialmente cada verano, un hecho que revitaliza pueblos en despoblación constante, como si de una enfermedad crónica se tratase.

El lado amargo de esta situación es que pese a que la coyuntura de pandemia en que vivimos pueda ser favorable para revertir la situación de la España vaciada en el corto plazo, para muchos no deja de ser una maniobra de marketing más. La escasa memoria colectiva de la sociedad española hace presagiar que se olvidarán las dificultades relacionadas con la vivienda experimentadas durante el estado de alarma y las personas regresarán a sus aglomeraciones urbanas, dando la espalda, una vez más, a la España rural por muchos planes e inversiones que se lleven a cabo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: