ACTUALIDAD CULTURA

Los Premios Óscar y sus “requisitos de igualdad y diversidad”

Fueron los disparos de un agente de policía los que acabaron con la vida del ciudadano afroamericano George Floyd. A partir de aquel suceso, acaecido el 25 de mayo de 2020 en la ciudad de Mineápolis, se produjeron manifestaciones multitudinarias en contra de los abusos policiales en los Estados Unidos, unas protestas que, más tarde, se extenderán a nivel global. Sin embargo, los objetivos del movimiento “Black Lives Matter” parecen ser mucho más ambiciosos.

La meca del cine dio un paso adelante en esta causa con la presentación de una serie de normas que pretenden imponer a las películas que opten al galardón de “Mejor película” en los Premios Oscar. Para pasar el filtro, de todos los requisitos que recoge la Academia, la producción debe cumplir con al menos un requisito de diversidad sobre lo que vemos en la pantalla, un requisito en función del equipo de producción y dos requisitos de igualdad de oportunidades.

Con tal de facilitar la tarea del lector, conviene apuntar a dónde van dirigidas cada una de las reglas: en cuanto a los requisitos representación en la pantalla, como mínimo uno de los actores principales debe pertenecer a un grupo étnico infrarrepresentado, al menos un 30% del reparto debe ser pertenecer a una minoría y que la historia gire en torno a un personaje de estas etnias. Por otro lado, los requisitos en función del equipo de producción, se centran en integrar dentro de los equipos técnico y creativo de la película a un mínimo de personas pertenecientes a estas minorías con poca representación en la sociedad y a las que pretenden, con estas medidas, otorgarles cierta visibilidad.

Por último, restan los requisitos relacionados con el acceso a la industria y la igualdad de oportunidades. Para conseguirlo, la película debe cumplir los siguientes criterios: la compañía de distribución o financiación de la película debe tener formación o prácticas dirigidas a mujeres, LGBTQ+, personas con diversidad funcional o cognitiva. Además, la productora o distribuidora de la película debe ofrecer oportunidades de formación y trabajo no cualificado para los colectivos antes señalados.

A pesar de todo, cabe hacer una reflexión sobre la necesidad real de estas medidas en la industria del cine actual. Hoy en día cuesta encontrar una película que no cumpla con estos estándares de igualdad y diversidad de representación en la gran pantalla. A nivel de producción, conviene preguntarse si es una oportunidad para las grandes productoras a la hora de contratar personal con escasa cualificación y por lo tanto, de bajo coste. ¿Solución eficaz a un problema real o un mero lavado de imagen por parte de Hollywood?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: