ACTUALIDAD

Charlie Hebdò, a juicio un lustro después

En una mañana normal, la Rue Nicolas – Appert de París, es un lugar donde la vida bulle y se desarrolla en paz y tranquilidad. La gente acude sin falta al trabajo y los turistas se detienen curiosos frente a la Comédie Bastille . No obstante, aquella mañana, la del 7 de enero de 2015, no fue una mañana normal. Vehículos de emergencias y policía nacional cortaban el paso frente al edificio número 10, en su interior y tras la maraña de sanitarios y policía, el trágico suceso.

11 trabajadores del semanario satírico “Charlie Hebdò” y una agente perdieron la vida en una atentado terrorista sin precedentes en la capital francesa. Los autores materiales del ataque de aspiración islámica, los hermanos Kouachi y Amedy Coulibaly, fueron abatidos días después cuando intentaron tomar como rehenes a un grupo de trabajadores. El atentando contra la revista, famosa por las polémicas caricaturas del profeta Mahoma, fue un sangriento episodio más en la serie de acciones perpetradas a manos de las células terroristas de Al Aqaeda en occidente.

En un país donde las heridas permanecen abiertas y aún sigue vigente el horror en la mente de sus ciudadanos se da comienzo a un proceso histórico. Un juicio de gran complejidad por su naturaleza dado que los ejecutores del atentados resultaron muertos en el marco de una operación policial, por lo que el juicio tendrá como objetivo esclarecer quienes fueron los colaboradores directos e indirectos del atentado, responsables y partícipes en mismo grado que aquellos los cuales empuñaron fusiles de asalto.

Se espera el fallo judicial para el 10 de noviembre en el Tribunal Penal de París, un proceso que reunirá 49 días de audiencias, 94 abogados, 144 testigos, 90 medios de comunicación cubriendo el acontecimiento y 200 partes como acusación particular. En el banquillo se sentaron 11 personas: diez en detención provisional y otra en libertad bajo control judicial. Los otros tres acusados se encuentran bajo orden de busca y captura desde marzo de 2018.

Con mascarilla, como parte de las medidas sanitarias impuestas por la pandemia con la circulación restringida en torno a la corte y amplio dispositivo policial. Se les acusa de participación en una organización terrorista criminal, en el suministro de apoyo logístico, financiero o material, como armas o vehículos. Las penas a las que se enfrentan van desde los 10 y 20 años de cárcel hasta la cadena perpetua.

El espíritu nacido en las manifestaciones de apoyo al semanario satírico “Charlie Hebdò” conocidas por el famoso “Je suis Charlie” sigue vivo a día de hoy como una reivindicación del derecho a la libertad de expresión y de pensamiento. El presidente francés, Emmamuel Macron, alegó durante un viaje oficial a la ciudad Beirut que “en Francia hay una libertad de blasfemar vinculada con la libertad de conciencia” y que él está para “proteger todas esas libertades”. El juicio se ha pospuesto “sine díe” por la crisis del coronavirus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: